7 jun. 2010

Cómo me debo sentir... ¿podría alguien decirme?


Cómo me debo sentir...
¿podría alguien decirme?

Muchas cosas
poco tiempo,
orden y desorden,
algunas personas podrían verlo
como desorden,
para mi no lo es.

He perdido la dirección
que durante tanto tiempo tuve,
sé lo que hago
y sé que quiero,
pero a pesar de ello
me siento a la deriva.
Cómo me debo sentir...
¿podría alguien decirme?

Mil cosas pasan por mi mente,
y otras mil desaparecen.
Fin de semestre,
fin de un nuevo ciclo.
Grandes cambios se aproximan.

La vida que tanto he deseado
podría desaparecer,
perder mi trabajo
sin siquiera haber comenzado...
Esta idea jamás hubiera
pasado por mi mente,
hoy,
está ocurriendo.
Cómo me debo sentir...
¿podría alguien decirme?

No se preocupe,
y en lugar de eso
ocupese.
¿Cómo ocuparme en algo
tan serio?
La solución no está
solamente en mis manos,
depende del movimiento de
cientos de personas
que luchen por lo que hacen
o por lo que estudiamos.

Durante mucho tiempo
pensé que no había algo
en este mundo
en lo que llegaría a ser
buena y que me gustara tanto.

Ahora lo que digo y pienso
es distinto,
encontré dónde y cómo
explotar mis habilidades y capacidades,
algo que no sólo me gusta,
sino que me apasiona y
me hace sentir completa.

Hoy, también digo
Orientación no es una materia más,
es una forma de vivir;
para que en verdad estés dentro,
debes sentir,
comprender,
amar,
no sólo lo que haces,
sino también,
el por qué
y el para quién
lo haces.
Cómo me debo sentir...
¿podría alguien decirme?

Sí, cualquier persona
me lo puede decir,
pero lo dirá desde su historia de vida,
y la mia no es la suya,
mi perspectiva,
lo que he vivido y
sentido es distinto.
Por lo tanto soy yo
la que debe definir cómo
sentirme,
nadie puede ni debe decirme eso.
Cómo me debo sentir...
¿podría alguien decirme?

Sí,
y no es necesario
que lo hagan.
Yo sé cómo me siento,
así como los pensamientos
que rondan en mi cabeza
son miles,
así los sentimientos
son de igual cantidad.

Cada pensamiento
conlleva un sentimiento.

Vida, crisis,
cambios constantes,
frio, tibio, caliente.

Luchar cada día,
hora,
minuto y segundo
por lo que queremos.

No perdamos de vista
nuestras metas,
sueños,
nuestro camino.

La vida cambia,
todo está relacionado.

Deja de buscar tanto
una misma cosa,
verás que esto provocará
que seas encontrad@
cuando menos lo esperes,
y la sorpresa será aun más grata.


No hay comentarios:

Publicar un comentario